Novedades

Reseñas

Artículos

Proyectos Bookhunters

Comparte en:


Título: Por trece razones
Autor: Jay Asher
Año de publicación: 2009
Libro autoconclusivo 

Sinopsis:

Clay Jensen es un adolescente como cualquier otro que encuentra, al llegar un día a casa, una misteriosa caja sin remitente dirigida a su nombre. El contenido no es otro que una serie de cintas de grabación, siete en total, que parece haberle enviado Hannah, una compañera de clase que no hace ni dos semanas que se ha suicidado. 
A pesar del desconcierto que supone volver a oír la voz de Hannah, Clay descubrirá que son trece las razones por las cuales ha decidido quitarse la vida, trece caras de cassete y que, por ello, son trece las personas que deben escucharlas. Él es una de ellas. 
“Es un juego muy sencillo: primero las escuchas, luego las pasas” dice Hannah en la primera cara. ¿Qué razones son esas y qué tiene que ver él con ellas?

Mi opinión:

UN RECORRIDO NOSTÁLGICO POR TRECE RAZONES

Cada acción relacionada con las personas que tenemos a nuestro alrededor tiene  una consecuencia que puede afectar negativamente o positivamente  a las personas en nuestro entorno, eso lo descubrirá Clay Jensen, un estudiante normal que un día recibirá un mensaje póstumo de Hannah Barker, una compañera de clase que hace poco cometió suicidio. 
Es Clay, con el que se da inicio a esta travesía, que por medio de un mapa y unos cassetes que recibe un día desentrañará el misterio de lo que motivó a Hannah a tomar esa decisión. 
Algo interesante que encuentras en el libro, es la forma como la protagonista  transmite sus mensajes; cada grabación te llevará por un recorrido de los momentos más amargos vividos por Hannah, como los malos entendidos, la envidia y la falta de apoyo llevaron a que la adolescente se quitara la vida. 
Varias de las razones que vas leyendo en cada capítulo te pueden parecer insulsas, otras dolorosas;  y mientras vas oprimiendo play a ese viejo walkman para escuchar por qué terminó con su vida, comprenderás que cada persona es un mundo infinito, que carga sus penas muy adentro y que esa sonrisa que niegas con mala intención, se puede convertir en la condena de alguien.




«
Next

Entrada más reciente

»
Previous

Entrada antigua


No hay comentarios:

Leave a Reply