Novedades

Reseñas

Artículos

Proyectos Bookhunters

/ / / / / / Rayuela, Julio Cortázar

Comparte en:
#BookHuntersRecomienda






Rayuela, Julio Cortázar





Autor: Julio Cortázar
Título: Rayuela
Editorial: ALFAGUARA
Año de publicación: 1963
                                                           Género: Novela narrativa
Ambientada: en París
País: Argentina





 Hablar de Rayuela de Cortázar es hablar de la ambigüedad que su obra genera, puesto que lo odias o amas por la complejidad de la misma. Una obra sin igual nombrada por el mismo autor como una “Contranovela” por la singularidad de su redacción, pudiendo ser leída desde múltiples direcciones. Constituyendo una de las obras centrales del boom latinoamericano publicada en 1963. Con una narración introspectiva, en monólogo interior, historia de Horacio Oliveira, su protagonista, de un modo tal que juega con la subjetividad del lector. Marcó una revolución en la literatura de la lengua castellana. Considerada una de las primeras obras surrealistas la literatura argentina y es quizás el libro donde se puede ver completamente reflejado a Cortázar, con toda su complejidad, con su cuestionamiento del lenguaje y la forma novelesca, con su imaginación y su humor.

Novela que años antes gracias a una recomendación logró interesarme pero después de leer pequeñas reseñas y comentarios sobre la genialidad de Cortázar en dicha obra decidí postergar de manera indefinida, ya que como lector creas tus parámetros después de un buen número de obras leídas y no me sentía a la altura intelectual para poder degustar una novela tan compleja como esta, pero cierto día después de haber leído a García Márquez, a Vargas Llosa y a nuestro Mexicano Carlos Fuentes decidí el momento preciso para dar paso a cuya literatura me había reservado para tiempo después, y cierto cumpleaños llega a mis manos una  edición  conmemorativa por el 50 aniversario con una portada tan significante como sobrio, gracias a una persona muy especial en mi vida que supo escuchar entre líneas transitando por una librería, de aquellos momentos recurrentes cada que visito una, de esos donde el tiempo transciende gradual de manera que entre cada pasillo y cada hoja suelo desvanecer entre sus letras hasta conseguir el indicado. 


Imposible olvidar como recordó lo primero que logré decir al ver Rayuela en esa bella edición conmemorativa 50 años, “Lo quiero”. Y así días después en mis manos degustando con gran aplomo al magnifico Julio Cortázar, y logrando que las calles de parís vislumbren vívidamente en mi memoria y sobre todo mi amor platónico hacia La Maga, confieso que solo he logrado leerla linealmente, pero estoy seguro que pronto me aguarda una nueva remembranza. Transitando las calles de parís, largas charlas con el club de la serpiente, literatura, música y sobre todo una historia entre Horacio y La Maga que no solo te hará descubrir la crudeza de la vida y la realidad del mundo, si no lo turbulento de una relación. Eternamente agradecido de quien logró poner sus letras ante mis ojos. Un libro digno de cualquier estante. 



"Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes."



Maneras de leer la novela

Con un total de 155 capítulos, la novela puede leerse de varias maneras:
  •      *   Por la lectura normal, leyendo secuencialmente de principio a fin.
  •       *   Por la lectura tradicional propuesta por Cortázar, leyendo secuencialmente desde el capítulo 1 hasta el 56 y prescindiendo del resto.
  •         * Por el orden que el lector desee, una posibilidad que Cortázar exploró después en su novela 62/modelo para armar.
  •     *     Por la secuencia establecida por el autor en el tablero de dirección (que se encuentra al inicio del libro), que propone una lectura completamente distinta, saltando y alternando capítulos. Ese orden, con varios elementos estilísticos del collage, comprende textos de otros autores y ámbitos.



"Pero lo malo del sueño no es el sueño. Lo malo es eso que llaman despertarse..."



El capítulo 68 llamado lenguaje Giglico por el mismo Cortázar evoca una escena erótica. Se trata de un lenguaje musical que se interpreta como un juego, además de ser un lenguaje exclusivo, compartido por los enamorados, que los aísla del resto del mundo.


Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente su orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, las esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentía balparamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias.

Julio Cortázar, Rayuela, capítulo 68



"Cada vez iré sintiendo menos y recordando más, pero qué es el recuerdo sino el idioma de los sentimientos, un diccionario de caras y días y perfumes que vuelven como los verbos y los adjetivos en el discurso."


Sinopsis Rayuela” relata la historia de los amores frustrados de un intelectual argentino y una muchacha uruguaya en París de los años cincuenta. Al perder a su amada, el protagonista debe volver a Argentina, donde la nostalgia lo vuelve loco.
Esta obra está formado por tres grandes partes. 

La primera “Del lado de allá“ se ubica en París bohemio de finales de la década de 1950. Allí se desenvuelve y colapsa el amor entre Horacio Oliveira y la Maga. Horacio un hombre de profundas convicciones intelectuales, tiende a racionalizar excesivamente su relación con la muchacha en el intento por comprender el misterio de la amada, cuya sensibilidad en el fondo envidia. Termina haciéndole mucho daño, tras la muerte absurda de su hijo Rocamadour, La Maga desaparece. Horacio deja las sesiones del Club de la Serpiente y se marcha a buscarla hasta llegar al sub-mundo de los clochards (vagabundos que abundan las márgenes del Río Sena). Horacio Oliveira se ve envuelto en problemas con la policía llegando a tocar fondo cuando es deportado a la Argentina.


"Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos."




Sergio Mora 
«
Next

Entrada más reciente

»
Previous

Entrada antigua


No hay comentarios:

Leave a Reply