Novedades

Reseñas

Artículos

Proyectos Bookhunters

/ / / / / / Lenguaje corporal: La entrevista.

Comparte en:
Lenguaje corporal: La entrevista.




Después de algún tiempo he aquí de vuelta con un nuevo tema, que seguro podrá ayudar a muchos o ayudará a prepararnos para una próxima entrevista.

Teniendo en cuenta el último tema “El saludo” fundamental a partir de ahora y sobre todo en una entrevista laboral, así como en la vida diaria. En esta ocasión lo aplicaremos durante un momento decisivo en el cual buscamos impresionar para que nos valoren por sobre todos los postulantes antes de ser contratados.

Sin duda causar una buena impresión durante este momento es trascendente y es lo que intentamos en cada ocasión. He aquí unos cuantos tips que funcionaran en cuanto los pongas en práctica conjunto con un buen saludo.

Todos hemos pasado por un momento así o estamos propensos a estarlo, momento contundente donde probablemente se decida nuestro futuro cercano laboral.
Recuerden que en el lenguaje corporal es tan importante lo que se dice como lo que No se dice.  

Esta debe ser una experiencia positiva para el candidato, ya que es la oportunidad para vender su talento y crear una conexión con su entrevistador.


El currículo.

Aunque parezca lo más sencillo y creamos que lo es; tienes que elaborar el currículo perfecto que represente la imagen que deseas proyectar, tus cualidades, y sobre todo que sea adecuado al cargo que deseas obtener. No  olvides releer las veces que creas necesarias antes de presentar el currículo final.

Tip: Revisa cada detalle una vez impreso, como si fueras alguien más que lee tu currículo.

Menos es más; dos páginas es un número perfecto para un buen currículo.


La indumentaria.

Punto importante para la impresión primordial, el amor nace de la vista, y quien difiera de ello me gustaría conocer sus argumentos.

No olvidemos que lo que buscamos en todo momento durante una entrevista laboral es impresionar a nuestro entrevistador con el fin de obtener lo que deseamos.
Vístete acorde al puesto que deseas solicitar, siempre un poco más formal de lo debido. No es necesario una corbata o incluso un saco para llamar la atención.

Lustra tus zapatos a modo que queden impecables, las mujeres suelen observar los zapatos e incluso observarlos cuando nos volteamos. Unos zapatos relucientes siempre hablarán muy bien de ti.

Si optas por usar un traje sastre o semi formal, evita las tallas extras que te hagan lucir desaliñado, siempre usa tu talla, y un saco adecuado. Debe quedar a la medida para no incomodarte durante la sesión. Esta no es una nota de moda, así que la indumentaria debe ser acorde, nada que llame de más la atención, no queremos que tu ropa exprese más que tu personalidad. Busca aniquilar con tu vestimenta. Peinarte adecuadamente y fajarte la ropa de manera correcta, siempre que te permita mantenerte cómodo para expresarlo con tu lenguaje corporal.


Puntualidad.

Un punto de suma importancia ante todo; la puntualidad.

Debemos pensar que todo puede suceder si no preparamos con antelación nuestra llegada, previniendo el posible tráfico o cualquier inconveniente que pueda retrasarnos o incluso impedirnos llegar. La antelación debe ser considerable a 15 o 20 minutos.


El apretón.

Llegamos a un punto ya conocido, y del cual he recibido múltiples comentarios favorecedores de quienes han puesto en práctica los tips comentados en el tema “Lenguaje corporal: El saludo"

Ante este punto crucial mantén la calma que llega el momento de ser tú y demostrar que llegaste a tomar ese puesto deseado.

Un buen apretón de la forma correcta ya comentada en el tema anterior generará una gran primer impresión al entrevistador.


La postura.

Cerca del 10% de nuestro lenguaje general que emitimos es verbal,  un poco más del 35% proviene de la entonación que utilizamos y el restante 55% es el lenguaje Kinésico; es decir el lenguaje que proyectamos con el cuerpo y movimiento de él.

Si bien sabemos que una buena postura nos permitirá enfocar nuestro cuerpo para parecer más sofisticados y atentos ante una situación de intercomunicación, conocer la postura adecuada nos proyectará de la manera indicada.

La mirada

Mantener una mirada directa con quien conversemos no solo durante una entrevista llegará a incomodar a nuestro interlocutor; un consejo para estas situaciones es mantener una visión en “T” con la persona. Manteniendo una mirada de atención hacia él alternando entre su frente, su nariz y sus ojos. Utilizar una “T” invertida podría confundir a modo de hacernos ver como alguien que deseamos o nos parece atractivo. Esto podemos utilizarlo para expresarle a alguien que nos gusta, mirando entre sus ojos y sus labios a manera de deseo y estaremos comunicando de manera correcta. Pero en este caso, no sería correcto intentar seducir a nuestro entrevistador. Menos llegar a incomodarlo.


La posición: 

Manteniendo una postura erguida sin exceder en la rigidez al momento de sentarte

Las piernas:

 Manteniendo en paralelos, evitando cruzar o cerrar la posición de manera rígida o precipitada.

Las manos: 

Utilicemos las palmas de las manos para transmitir seguridad y en todo momento sinceridad, gesticulando con ellas cada argumento para enfatizar y transmitir naturalidad.

Los brazos: 

Sin parecer demasiado confiados y mucho menos controlados podemos recargar sobre el brazo de la silla si esta llegase a tener, o en su lugar descansarlas sobre nuestras piernas sin entrelazar los dedos y mucho menos los brazos. No queremos transmitir el mensaje erróneo.

La confianza.

Por último y no menos elemental durante nuestro proceso de selección, será mostrar una actitud agradable, de confianza ante toda persona. Nuestra personalidad hablará por si sola siempre que nos mantengamos confiados. Una sonrisa siempre en el momento correcto trasmitirá paz y tranquilidad.


A continuación un pequeño cuadro con algunas interpretaciones sobre gesticulaciones corporales útiles para nuestra entrevista.



Acariciarse la quijada
Toma de decisiones
Entrelazar los dedos
Autoridad
Dar un tirón al oído
Inseguridad
Mirar hacia abajo
No creer en lo que se escucha
Frotarse las manos
Impaciencia
Apretarse la nariz
Evaluación negativa
Golpear ligeramente los dedos
Impaciencia
Sentarse con manos agarrando la cabeza por detrás
Seguridad en sí mismo y superioridad
Inclinar la cabeza
Interés
Palma de la mano abierta
Sinceridad, franqueza e inocencia
Caminar erguido
Confianza y seguridad en sí mismo
Pararse con las manos en las caderas
Buena disposición para hacer algo
Jugar con el cabello
Falta de confianza en sí mismo e inseguridad
Comerse las uñas
Inseguridad o nervios
La cabeza sobre las manos o mirar hacia el piso
Aburrimiento
Unir los tobillos
Aprensión
Manos agarradas hacia la espalda
Furia, ira, frustración y aprensión
Cruzar las piernas, balanceando ligeramente el pie
Aburrimiento
Brazos cruzados a la altura del pecho
Actitud a la defensiva
Caminar con las manos en los bolsillos
Abatimiento
Manos en las mejillas
Evaluación
Frotarse un ojo
Dudas
Tocarse ligeramente la nariz
Mentir, dudar o rechazar algo



Tomando en cuenta cada punto, cada reflejo de nuestro cuerpo y lo que transmite cada uno de ellos estamos listos para apropiarnos de ese puesto anhelado sin la menor preocupación.

Ahora, tú pones los limites.



Sergio Mora
«
Next

Entrada más reciente

»
Previous

Entrada antigua


Lenguaje corporal: La entrevista.

3 comentarios
  1. Muy interesante y muy útil. Lo apliqué en mi última entrevista y ahora tengo el trabajo que estaba buscando.
    Gracias por los consejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por tenernos en cuenta. Nos alegramos de que consiguieras ese trabajo. ¡Enhorabuena! Un saludo.

      Eliminar
    2. Muchas gracias a ti por tenernos en cuenta. Nos alegramos de que consiguieras ese trabajo. ¡Enhorabuena! Un saludo.

      Eliminar