Novedades

Reseñas

Artículos

Proyectos Bookhunters

/ / / / ¿Dónde está nuestra ciencia?

Comparte en:
¿Dónde está nuestra ciencia?



Estamos en un momento crucial en la especie humana, los problemas en todas las áreas que nos conforman son imposibles de ignorar, los vemos, los sentimos, los vivimos, pero al intención de comentar esto no es para escribir un manifiesto sino para resaltar que esta crisis civilizatoria ha alcanzado también la comunicación que mantenemos con nuestro entorno, esta crisis de especie se ve reflejada como una crisis de ciencia.

Pero para comprender un poco a que me refiero con crisis de ciencia debo hablar de dos cosas principalmente: primero debo discutir un poco de la historia de la ciencia y explorar si ha sucedido antes estas crisis, y como segundo punto,  debo mencionar sobre cuál es la estructura actual que hemos concebido acerca del flujo del conocimiento en la ciencia, trataré de abordar estos dos puntos de manera que no sea tan extenso y complicado de entender.

Desde que comenzamos a existir como especie “pensante” en el planeta hace unos cuantos millones de años atrás, hemos explorado y experimentado sobre todo, descubriendo lo desconocido de las cosas que nos acompañan y rodean, y con esto ahuyentando el miedo, ya que es claro que como seres vivos tememos a lo que no conocemos, por lo que desde ese tiempo hemos establecidos principios, ideas, procesos para replicar lo que está en nuestro entorno y desde que inventamos la escritura dejamos plasmado todo esto, haciendo que la ciencia se fuera cimentando poco a poco.

Estos conocimientos o esta ciencia infante fue distribuida por todos los horizontes del mundo como se fueron descubriendo estos mismos y se convertían poco a poco en un dogma, es decir, en ideas que no podían ser cuestionadas; a esta transformación de la ciencia libre a un dogma de ciencia, la considero la primer crisis científica, ya que no cuestionábamos lo establecido, era una época en la que ser libre pensador era un crimen y te marcaba como enemigo y traidor de la humanidad.

Es necesario recordar un poco la historia de la humanidad y con ello ver que esta crisis fue resuelta cuando surgió el renacimiento y la ciencia ahora adolescente tomó nuevos aires y un nuevo impulso, se desarrollaron áreas no exploradas, y se inventaron y construyeron objetos que solo se podían soñar, nombres como Leonardo Da Vinci, Vesalio y Copérnico inclusive Galileo (también podría ser considerado) figuraron en esta nueva época científica.

Pero poco a poco se estancó nuevamente la ciencia renacentista, comenzó a perder su versatilidad y fuimos cayendo a solo indagar sobre lo mismo, nos trabamos en los mismos problemas, nuestra visión se fue volviendo escueta y la ciencia se transformó en un ente estático, aburrido y para pocos.

Nuestra segunda crisis científica fue resuelta con la Ilustración y un René Descartes estableciendo los principios y la estructura del método científico, filósofos de la altura de Kant, Hume, Locke Bacon, ayudaron a refrescar el pensamiento de esa época y se vio reflejada en la aparición de un Newton como el personaje más representativo de los científicos de este periodo. Puedo nombrar a esta época como una ciencia juvenil, una ciencia que comenzaba a arriesgar pero esto nos llevó a tomar un camino que en este periodo fue grandioso pero que después sería una gran cadena para avanzar.

La revolución industrial llegó y la visión de abstraer todo como una máquina nos llevó a una visión conocida como reduccionismo se presentó, ésta consiste en ver todo el problema como la suma de pequeños problemas, y la unión de soluciones de estos problemas pequeños es la solución del problema original. Claro que es una buena idea, ya que la magnitud y profundidad de las preguntas que respondíamos en aquel momento era simple y escueta, y este modo de hacer ciencia la hemos arrastrado hasta nuestros días.

Pero, ¿qué hacer para responder preguntas de problemas que ya no pueden ser reducidos?, ¿mezclar ciencias para responder estas preguntas puede ayudar?, ¿es esto parte de nuestra crisis actual de la ciencia?, ¿cuál es la gravedad de la crisis de la ciencia?

En las siguientes semanas continuaré explorando el segundo punto mencionado en la parte superior y además de tratar de delimitar la dimensión de la crisis a la que nos enfrentamos, espero que disfruten esta reflexión y se hagan durante esta semana la siguiente pregunta, ¿para qué queremos hacer ciencia en estos días?

Omar Paredes Vargas, 'Mentat' 2 de Octubre de 2015    
«
Next

Entrada más reciente

»
Previous

Entrada antigua


No hay comentarios:

Leave a Reply